Ginecologia

Nutrición para enfermedades del hígado (hepatitis B y C) y otros órganos del tracto gastrointestinal

Pin
Send
Share
Send
Send


Se permiten todo tipo de cereales, pero líquidos. Las bebidas alcohólicas están prohibidas.

En las sopas de verduras, puede agregar un poco de crema o harina con bajo contenido de grasa para el grosor.

No se recomienda freír verduras para sopa.

Al comienzo del tratamiento, el pescado y la carne deben hervirse o cocerse al vapor. La sal de la carne y el pescado no puede ser, debe excluir la adición de varias especias. Puede mejorar el sabor de los platos con la ayuda de jugo de limón, puede agregar verduras frescas a la carne y el pescado.

En el día, debe beber al menos 7 vasos de agua potable sin gas.

Las comidas deben ser de temperatura promedio, es perjudicial comer alimentos demasiado calientes o fríos.

El papel del hígado en el cuerpo.

El hígado es uno de los órganos humanos más importantes.

El hígado se encuentra en el hipocondrio derecho y normalmente no sobresale más allá del borde del arco costal. El hígado participa en la digestión, neutraliza la mayoría de las sustancias nocivas que pueden ingerirse con alimentos, agua o aire, y también desempeña un papel muy importante en el proceso del metabolismo. A partir de aquí tres funciones de un hígado: digestivo, barrera y metabólico.

  1. Función digestiva: es el hígado el que produce la bilis, que interviene en los procesos digestivos en el intestino y estimula el movimiento de los contenidos a través del colon. Durante el día, el hígado secreta hasta 1-1.5 litros de bilis, que se almacena en la vesícula biliar y, según sea necesario, ingresa al intestino. La bilis es necesaria para la digestión de las grasas, también promueve la absorción de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), convierte el betacaroteno en vitamina A y ayuda a absorber el calcio. Además, la bilis aumenta la peristalsis intestinal, lo que previene la aparición de estreñimiento.
  2. Función de barrera: el hígado: la principal defensa del cuerpo contra las toxinas, convirtiéndolas en compuestos más seguros, que luego son excretados por los riñones. El hígado elimina el exceso de hormonas, vitaminas y productos metabólicos tóxicos, como el amoníaco, el fenol, el etanol, la acetona y los ácidos cetónicos. Es en el hígado que los químicos se descomponen, incluyendo muchos medicamentos.
  3. Función metabólica: todos los nutrientes necesarios (productos de digestión de carbohidratos, proteínas y grasas, minerales y vitaminas) pasan a través del hígado y se procesan en ellos. El hígado juega un papel importante en el metabolismo de las grasas y carbohidratos, participa en la síntesis de ácidos grasos a partir de aminoácidos y azúcares, en la formación de lipoproteínas, colesterol y fosfolípidos. En el hígado, una sustancia llamada factor de tolerancia a la glucosa se sintetiza a partir de cromo y glutatión, que, junto con la hormona insulina, regula los niveles de azúcar en la sangre. Esos azúcares que no se usan inmediatamente para formar energía en el hígado se convierten en glucógeno. El glucógeno se deposita en los músculos y el hígado, y luego, si existe una necesidad adicional de energía, se vuelve azúcar. El hígado interviene en la regulación de la función tiroidea. Además, el hígado está involucrado en la sangre, sintetiza muchas proteínas plasmáticas. El hígado sirve como depósito para una cantidad significativa de sangre que se puede arrojar a los vasos sanguíneos durante la pérdida o el shock de sangre.

El estado del medio ambiente como una amenaza para la salud del hígado.

En el mundo moderno, una persona está expuesta a los efectos negativos de un ambiente contaminado y, a menudo, tiene que trabajar mucho en condiciones estresantes, olvidando por completo su salud.

Hoy en día, en todas las metrópolis, hay un aumento en el fondo de radiación, altos niveles de monóxido de carbono e hidrocarburos, las aguas residuales industriales se descargan en cuerpos de agua y sustancias cancerígenas y sustancias químicas peligrosas de diversas industrias se liberan a la atmósfera. Los productos alimenticios comprados por los ciudadanos a menudo contienen pesticidas, nitratos, insecticidas, conservantes y colorantes dañinos, sales de metales pesados ​​y otras sustancias tóxicas.

El hígado es un filtro natural en el cuerpo; si es demasiado pesado, se contamina y deja de funcionar correctamente.

Es fácil imaginar que una gran carga en tales condiciones cae sobre el hígado, que busca neutralizar todas las sustancias dañinas que entran al cuerpo desde el ambiente. A menudo, el hígado simplemente no puede hacer frente a un golpe tan masivo. Además, la medicación no controlada, el estrés constante, la depresión, sin mencionar los malos hábitos, la falta de sueño y una dieta poco saludable, afectan negativamente las funciones protectoras del cuerpo y empeoran el hígado.

Alcohol y higado

Extremadamente peligroso para la salud del hígado es el hábito generalizado de consumir alcohol.

En el uso crónico de alcohol, el hígado es el que más sufre, ya que el 90% del etanol se oxida en el hígado para formar acetaldehído, lo que puede dañar la estructura celular. El acetaldehído se escinde luego en acetato, que se oxida a dióxido de carbono y agua, o se convierte en otros compuestos. El proceso de división del etanol conduce a la formación de tejido adiposo en el hígado. Al mismo tiempo, se alteran las funciones más importantes del hígado: se suprime la síntesis de proteínas y cambia el metabolismo de las grasas.

Las lesiones alcohólicas del hígado incluyen esteatosis, hepatitis, cirrosis y cáncer, que se forman en varias etapas de la progresión de la enfermedad alcohólica. Dado que el hígado es el único órgano humano capaz de regenerarse (restaurar tejido dañado), es reversible en las primeras etapas del daño hepático. Con el acceso oportuno a un médico, la terapia correctamente seleccionada y los cambios en el estilo de vida pueden restaurar el funcionamiento normal del hígado.

Cuando se bebe alcohol en riesgo de desarrollar enfermedad hepática, hay adolescentes, mujeres y personas con sobrepeso. Debe recordarse que la dosis diaria máxima permitida de etanol para un hombre adulto, que el hígado puede eliminar sin consecuencias negativas, es de 40 gramos, para una mujer, incluso menos.

Incluso si el uso de alcohol no va más allá de las normas generalmente aceptadas, uno debe entender que el hígado sufre inevitablemente los efectos del alcohol y necesita protección.

Medicamentos y hígado

La medicación a largo plazo en las enfermedades crónicas tiene un efecto tóxico pronunciado y puede conducir al desarrollo de daño de las drogas al hígado. Se debe prestar especial atención a la condición del hígado cuando se toman medicamentos antituberculosos, antivirales, antineoplásicos y algunos antipsicóticos. Incluso la ingesta regular de anticonceptivos orales puede tener un efecto negativo en el funcionamiento del hígado.

Desafortunadamente, en las enfermedades crónicas, es imposible evitar tomar drogas. En este caso, debe proteger el hígado de cualquier estrés adicional.

Debe seguir cuidadosamente todas las instrucciones del médico; en ningún caso, no debe exceder la dosis recomendada de medicamentos, no debe violar los términos de admisión y no debe cambiar la duración de los cursos prescritos. Si el médico recomienda realizar pruebas adicionales para identificar cualquier efecto secundario de los medicamentos, debe tomarse esto con seriedad y durante el tiempo para aprobar el examen prescrito.

Al recetar medicamentos en la cita con un especialista, debe enumerar todos los medicamentos tomados por un médico y asegurarse de incluir todas sus enfermedades, alergias y casos de reacciones adversas a los medicamentos. Después de comprar cualquier medicamento, asegúrese de leer cuidadosamente el prospecto con las instrucciones. Si tiene alguna pregunta o inquietud, comuníquese con su médico.

Los pacientes con enfermedades crónicas deben negarse a tomar medicamentos de venta libre. Incluso es mejor hablar con su médico incluso si toma medios aparentemente inocuos como vitaminas o aditivos biológicos. Además, debe recordarse que el hígado con el consumo regular de medicamentos funciona en el régimen de aumento de la carga, por lo que debe abstenerse del consumo de alcohol y controlar la nutrición.

Incluso si no necesita tomar medicamentos constantemente, recuerde que cualquier medicamento es un estrés para el hígado. En ningún caso, no debe automedicarse ni tomar medicamentos recetados sin la prescripción de un médico.

Trastornos alimentarios y hepáticos.

El problema de una alimentación saludable en la vida moderna se está volviendo muy urgente. La mayoría de las personas no siguen la dieta, comen en exceso por las noches, meriendan en el camino, ni siquiera tienen tiempo para masticar alimentos, lo que lleva a la indigestión, y la dieta está dominada por alimentos grasos, dulces y refinados, alimentos de conveniencia y productos enlatados, hay una escasez de verduras, frutas y fibra Agregue a esto un estilo de vida sedentario: esta es la causa de la obesidad o el sobrepeso.

Tener sobrepeso no es solo un problema estético, aunque hoy en día a menudo se lo considera como tal. Esta enfermedad con consecuencias muy graves, en la que se altera el metabolismo de los lípidos y los carbohidratos, afecta los vasos sanguíneos, el corazón y las articulaciones, aumenta el riesgo de desarrollar muchas enfermedades graves.

Con un aumento significativo en el peso corporal, la grasa se deposita no solo en la capa de grasa subcutánea, sino también en los órganos internos. Y el hígado sufre sobre todo, porque es en el hígado que la glucosa obtenida de los carbohidratos de los alimentos se retrasa y se transforma en una sustancia energéticamente valiosa: el glucógeno. Sin embargo, el hígado solo puede hacer frente a una cantidad limitada de glucosa, el resto se convierte en grasa y se almacena en el cuerpo.

Si se produce una sobrealimentación sistemática, se produce un desbordamiento del hígado con reservas de grasa y puede comenzar una hepatosis grasa (esteatosis). Hoy en día, la prevalencia de hepatosis grasa es muy alta (hasta una cuarta parte de la población de los países desarrollados).

Si la inflamación se une, entonces puede desarrollarse una esteatohepatitis, que puede conducir a fibrosis y cirrosis del hígado.

Cabe señalar la posibilidad del desarrollo inverso de la hepatosis grasa con una reducción gradual del peso y la normalización de los procesos metabólicos en el cuerpo. Tenga en cuenta que una pérdida de peso demasiado rápida causa una mayor destrucción de las células hepáticas. Solo un médico podrá elaborar correctamente una dieta y un plan para la actividad física, teniendo en cuenta las necesidades y capacidades individuales del paciente.

Con el exceso de peso y la obesidad, es necesario excluir otros factores que afectan al hígado: el uso de alcohol, los medicamentos que tienen efectos tóxicos en el hígado y el fumar.

Pero incluso con un peso normal en personas mayores de 45 años, una reducción en el contenido calórico de los alimentos contribuye a proteger el hígado y mantener su funcionamiento normal. La dieta debe ser equilibrada, contener cantidades suficientes de proteínas, vitaminas, vegetales, frutas, verduras, grasas vegetales, pero la cantidad de grasas animales y carbohidratos simples debe reducirse.

La nutrición como medio para prevenir y tratar las enfermedades hepáticas.

Una dieta para enfermedades del hígado y el tracto biliar debería ayudar a restaurar las funciones del hígado, normalizar los procesos de formación de bilis y excreción biliar, así como restaurar el metabolismo deteriorado en todo el cuerpo. Los alimentos deben ser fácilmente digeridos y aun así ser sabrosos, En las enfermedades del hígado, el apetito, por regla general, sufre.

Los médicos a menudo recomiendan la dieta N ° 5 de Pevzner. La base de la dieta son las comidas divididas regulares: 5-6 veces al día cada 3-4 horas.

La esencia de la nutrición dietética en las enfermedades hepáticas es maximizar el consumo de grasas y proteínas animales. Asegúrese de usar aceites vegetales (maíz, soja, oliva). Es importante vigilar el estricto cumplimiento de los horarios de las comidas.

Todos los detalles de la dieta deseada, la duración del cumplimiento determinará el médico.

La mejor prevención de las enfermedades hepáticas es una dieta saludable: comidas regulares, muchas frutas y verduras frescas, proteínas fácilmente digeribles, aceites vegetales, productos lácteos bajos en grasa. Para la salud del hígado, es importante no comer en exceso y limitar la cantidad de platos de carne con grasa, productos refinados, comida rápida y alimentos de conveniencia, así como chocolate, pasteles y otros dulces con alto contenido calórico.

¿Qué son los fosfolípidos esenciales?

En los últimos años, los aditivos biológicamente activos se usan activamente en la medicina para proteger el hígado, que incluye fosfolípidos, ácidos grasos poliinsaturados, a veces en combinación con fibra dietética y vitaminas.

Los fosfolípidos esenciales (o esenciales) en su composición contienen ácidos grasos superiores esenciales (ácidos linoleico y araquidónico). El término "insustituible" significa que los ácidos grasos superiores en su composición no se producen en nuestro cuerpo, sin embargo, son necesarios para la vida normal, y la fuente de sus ingresos es el ambiente externo.

Los fosfolípidos esenciales se encuentran en la mayoría de las paredes celulares. Una propiedad importante de los ácidos grasos esenciales es su efecto antioxidante (la capacidad de bloquear los efectos negativos de los radicales libres).

Los investigadores creen que la deficiencia de ácidos grasos esenciales es un síntoma universal de daño hepático crónico y agudo. Al parecer, los fosfolípidos esenciales se consumen en el proceso de oxidación de lípidos, por lo tanto, en casos de función hepática anormal, se desarrolla su deficiencia.

Además, en el desarrollo de una deficiencia de ácidos grasos esenciales en las enfermedades hepáticas, es probable que el metabolismo de los lípidos desempeñe un papel, en particular, una violación de la absorción de grasas en el intestino.

En la medicina práctica, el potencial terapéutico de los fosfolípidos esenciales es más pronunciado y mejor estudiado en la enfermedad hepática alcohólica.

El uso de fosfolípidos esenciales previene el desarrollo excesivo de tejido conectivo en el hígado, es decir, fibrosis hepática. El efecto antifibrótico de los fosfolípidos esenciales es de gran interés práctico, ya que en la hepatopatía alcohólica, como en las hepáticas víricas, el desarrollo de cirrosis solo puede ocurrir debido a la progresión de la fibrosis, sin inflamación pronunciada.

Sigue estudiándose la eficacia terapéutica de los fosfolípidos esenciales como terapia antioxidante y antifibrótica para las enfermedades hepáticas.

Recomendaciones dietéticas generales para enfermedades del hígado.

Dieta a largo plazo - 1.5 - 2 años

Nutrición fraccionada 5-6 veces al día, cada 3-4 horas.

La dieta diaria de alimentos de hasta 3,0 kg por día para la obesidad: hasta 2,0 kg.

Calorías 3,000 kcal por día, con enfermedad del hígado graso en el fondo de la obesidad - 1800-2500 kcal / día o 30 kcal / kg de peso corporal por día

Sal de mesa 8-10 g, con hipertensión portal y ascitis - 4 g por día

La cantidad de líquido hasta 3.0 litros por día, con ascitis de hasta 1.0 l (bajo el control de la diuresis).

Métodos de cocción: cocción, cocción al vapor, estofado en agua o caldo de verduras con la eliminación del jugo, horneado en el horno a una temperatura que no supere los 180 grados. Los platos de carne y pescado se cuecen al hervir. La harina, las galletas y los vegetales no son pasados, la masa está excluida. Crema y aceites vegetales se introducen en las comidas preparadas. El pan de ayer. Los huevos se utilizan para cocinar, principalmente proteínas. Puré de alimentos según indicaciones.

Proteínas 100-110 por día. Con encefalopatía hepática hasta 40 g por día o 0.6 / kg de peso corporal por día

Bajo contenido proteico: verduras (0,8-4,0 g) *, frutas (0,4-2 g), leche, kéfir (2,8 g), requesón (14-18 g), queso (23-28), mantequilla ( 0g), un huevo (1pc - 6.3g).
Alto contenido en proteínas: pan, pasta, cereales (7-11 g), salchichas (10-12 g), pescado (16-18 g), carne de res, ternera, pollo, conejo (18-20 g), cerdo (12-14 g) , legumbres (21g), nueces (16g).
* - Contenido de proteínas por 100 g de producto, para todos los valores.

Grasas 80-140g por día, de las cuales 70% grasa animal y 30% grasa vegetal. Con distrofia del hígado graso hasta 80g por día. Con un retraso en el flujo de bilis a 150 g, de los cuales el 50% son vegetales.
Con ictericia hasta 50-70g por día.

Bajo contenido de grasa: verduras, frutas (excepto aceitunas, aguacates), panes sin levadura, pasta, cereales, leche desnatada, requesón, kéfir, carne (pechuga de ave, carne de res magra), pescado (bacalao, hielo, merluza), clara de huevo, legumbres (frijoles, guisantes, judías, lentejas).
Alto contenido en grasa: mantequilla o verduras, carnes con alto contenido de grasa, pollo, pescado, manteca de cerdo, carne ahumada, productos lácteos grasos, queso, helados, pan, pasteles, pasteles.

Los carbohidratos 400-450g, de los cuales los carbohidratos simples 50-100g, no se combinan con la grasa.
Con obesidad, 250-300g por día.

Carbohidratos simples - glucosa, azúcar, malta, azúcar de leche, azúcar de fruta.
Carbohidratos complejos - digestibles (granos de almidón y papas) y fibra no digerible, hemicelulosa y pectinas.

  • Pan fresco, pan de centeno, hojaldre y pastelería, tartas, pasteles, galletas, galletas.
  • Carnes grasas (cerdo, cordero, pato, ganso), hígado, riñones, cerebro, cerdo, cordero, carne de vaca, margarina, aceites de cocina, pescados grasos (beluga, keta, esturión, esturión), pescado salado, alimentos fritos y a la parrilla
  • Caldos de carne, pescado y champiñones, okroshka, sopa verde, comarca
  • Копчености в любом виде, колбасы
  • Жирный творог, соленый и острый сыр, мороженое
  • Яйца вареные вкрутую и жареные
  • Бобовые грибы, щавель, шпинат, редис, редька, лук, чеснок, квашенная капуста, кислые фрукты и ягоды, фрукты богатые клетчаткой, орехи
  • Консервы, маринованные овощи и другие маринады
  • Горчица, перец, хрен, пряности
  • Шоколад, халва, черный кофе, какао
  • Все алкогольные напитки, пиво
  • Газированные напитки, квас

  • Pan de ayer para hornear, galletas, galletas secas, galletas.
  • Variedades de carne con bajo contenido de grasa: carne de res, conejo, aves de corral, pollo, pavo y pescado: lucioperca, bacalao, dorada, perca, azafrán, merluza plateada, gelatina de río en gelatina, lengua de vaca hervida
  • Salchicha de doctor, salchichas de leche, jamón bajo en grasa, arenques remojados
  • Leche y productos lácteos, requesón bajo en grasa, cazuelas de cuajada, pasteles de queso, empanadillas perezosas, souffles, quesos suaves
  • Cereales desmenuzables y semi-viscosos de varios cereales (harina de avena, herculea y trigo sarraceno) cocinados en agua y con la adición de leche, pudines, fideos cocidos, pastas, guisos y guarniciones de cereales y pastas.
  • Sopas de leche, caldo de verduras con cereales, pasta y verduras, borscht de frutas, sopa de remolacha, sopa de repollo
  • Huevos 1pcs o 2pro Para preparar una tortilla de proteínas al día, tortillas de proteínas - 2, 3 veces a la semana
  • Mantequilla y aceite vegetal se agregan a las comidas preparadas sin freír, mantequilla 25-30 gy aceite vegetal 30-50 g por día
  • Verduras, jugos de verduras, guarniciones de verduras: coliflor, brócoli, zanahorias, calabaza, calabacín, papas, alcachofas, hinojo, apio, guisantes, cebollas verdes (después de hervir)
  • Perejil y eneldo en pequeñas cantidades, hoja de laurel, canela, clavo, vainilla.
  • Variedades dulces de bayas y frutas en forma cruda y en platos, con buena tolerabilidad limón, grosella negra, frutas secas - ciruelas, albaricoques secos, higos, pasas
  • Azúcar, miel, mermelada, mermeladas de frutas y bayas maduras y dulces, mermelada, malvavisco, malvaviscos, salsas de frutas y bayas.
  • El té y el café no son fuertes con leche y sin leche, caldo de azafrán, jugos de frutas, bayas y vegetales, bebidas de frutas del bosque, compotas, puré de papas, jalea

Reglas generales

La hepatitis Son las más comunes entre las enfermedades. La hepatitis aguda tiene un origen infeccioso. Y si viral hepatitis E y hepatitis A (Enfermedad de Botkin) tienen un curso favorable y no se vuelven crónicas, entonces hepatitis b y Con, a pesar de los avances significativos en el diagnóstico y tratamiento, conducen a daño hepático crónico. Se caracterizan por el desarrollo más frecuente. cirrosis y cáncer de hígado.

La hepatitis crónica se debe a la hepatitis aguda, así como a la intoxicación química, alcoholismo o infecciones crónicas. La hepatitis crónica termina con la recuperación o entra cirrosisPuede desarrollar insuficiencia hepática. La tabla base para estas enfermedades es Dieta numero 5 y sus variedades.

La dieta para la hepatitis depende de la etapa de la enfermedad. En la hepatitis aguda, se prescribe un régimen de protección y preservación, que incluye hospitalización, reposo en cama o reposo en cama encefalopatía hepática) y alimentos dietéticos. Cuando la ictericia cede, el paciente es trasladado a la sala. Para todas las hepatitis agudas, la primera vez se prescribe más benigna. Dieta numero 5a. Las dietas difieren en el grado de conservación, los métodos de cocción y, por lo tanto, se designan en diferentes períodos de enfermedad.

El efecto mecánico de los platos está determinado por su consistencia y volumen, grado de molienda y procesamiento (cocción o fritura). Los efectos químicos son sustancias que componen los productos. Los irritantes fuertes son sustancias extractivas y aceites esenciales.

El propósito de la designación de una dieta de ahorro es el ahorro de todos los órganos digestivos. Causa reposo en los órganos del tracto digestivo y, en primer lugar, el hígado, que es importante en el período agudo y contribuye a la normalización de su función. Para desintoxicar por primera vez aumentar la ingesta de líquidos (2-2.5 litros).

La dieta es completa en proteínas (100 g) y carbohidratos (400 g), pero su contenido de grasa se limita a 70 g. Ante la presencia de síntomas dispépticos (náuseas, vómitos, aversión a los alimentos, hinchazón, estreñimiento o diarreaa) la cantidad de grasa se reduce aún más (50 g) y, en caso de intolerancia, se excluyen los aceites vegetales. La comida está enriquecida con fuentes de proteínas, sustancias lipotrópicas (requesón) y de vitaminas (bayas, verduras, frutas, zumos). No se recomienda aumentar el contenido de carbohidratos de fácil digestión, ya que esto puede afectar la función biliar. Organizamos 5-6 comidas al día.

Las comidas en el período agudo incluyen:

  • Vapor y platos hervidos de carne retorcida y verduras hervidas picadas. Se excluyen el salteado, el guiso y la fritura.
  • Reducida cantidad de grasas y sal refractarias.
  • La cantidad de productos lipotrópicos (requesón, trigo sarraceno, suero de leche, fibra, suero de leche, ácidos grasos poliinsaturados) se ha incrementado.
  • Sopas cocinadas en caldo de verduras con sémola y verduras molidas. Las verduras no pueden ser fritas para aderezar las sopas. Se permiten las sopas de puré. Sazone las sopas con mantequilla, crema agria, leche o crema.
  • Pan de trigo duro (variedades I y II) y galletas magras.
  • Carnes y pescados bajos en grasa en forma hervida y al vapor y solo productos picados. El pescado se puede cocinar en trozos.
  • Sémola, papilla de trigo sarraceno, arroz, avena y avena, de la que se hierve la papilla en agua (se puede agregar leche). Crujir con fray a la consistencia semilíquida. Se permiten fideos bien cocidos y pasta pequeña.
  • Productos lácteos bajos en grasa, requesón semigraso (naturales y platos de él). Leche y mantequilla - sólo en platos. La crema agria se utiliza como condimento para los platos.
  • Tortillas De Proteínas.
  • Aceite vegetal solo con buena portabilidad (en comidas preparadas).
  • Verduras (papas, coliflor, calabaza, zanahorias y remolachas) hervidas y molidas, y también en forma de puré de papas.
  • Las frutas maduras y dulces en su forma cruda se consumen solo con puré, al horno y hervidas.
  • Té con limón, té con leche, infusión de dogrose, agua sin gas.

  • Caldos
  • Grasas refractarias, especias, especias, encurtidos y encurtidos, alimentos enlatados.
  • Fibra gruesa (legumbres, sueco, nueces, semillas, champiñones, col), vegetales con aceites esenciales (rábanos, cebollas, ajos, cebollas verdes, rábanos).
  • Carnes grasas, despojos y pescados grasos.
  • Crema de repostería, pan negro, magdalenas, mijo.
  • Café, helado, chocolate, cacao.
  • Yemas De Huevo.
  • Agrie las frutas y bayas, verduras y frutas en su forma cruda.
  • Alcohol y bebidas con gas.

En ausencia de complicaciones. Mesa numero 5a Nombrar a las 6 semanas. A continuación, el paciente es trasladado a la base. Mesa numero 5que se recomienda durante 6-12 meses. Las dietas difieren en el grado de conservación mecánica y química, por lo que los métodos de cocción se designan en diferentes períodos de la enfermedad. Después de la hepatitis aguda, se recomienda limitar los deportes y el trabajo físico intenso, el trabajo nocturno y los viajes de negocios largos están excluidos.

Dieta de la hepatitis y cirrosis hepática con curso crónico y en el período sin exacerbación - esto Mesa numero 5que se discutirá en detalle a continuación. Hacen correcciones a la dieta si hay signos de estancamiento de la bilis: limitan el azúcar e introducen más verduras, frutas, verduras y jugos de frutas, así como aceites vegetales. La cantidad total de grasa en este caso aumenta ligeramente, y las grasas vegetales constituyen el 35% de todas las grasas en la dieta.

Con un curso benigno de la enfermedad es permisible. Dieta numero 15 - Una mesa común, pero al estar en ella, el paciente debe excluir las carnes con grasa, las carnes ahumadas, los bocadillos salados, las especias, la masa (mantequilla y escamas), las verduras con aceites esenciales. El alcohol está prohibido. Durante la exacerbación del paciente se transfiere temporalmente a Mesa numero 5a.

Si la cirrosis tiene un curso benigno y la condición del paciente permanece satisfactoria durante muchos años, se muestra la tabla base. Con síntomas dispépticos - № 5А. Si está marcado diarrea y esteatorrea (signos de violación de la absorción de grasa), luego limite la cantidad de grasa a 50-60 g, excluya la leche y los productos laxantes.

Con cirrosis ocurriendo con ascitis, dieta recomendada baja en energía (hasta 2000 kcal), que contiene 70 g de proteínas y no más de 0.5 g de sal. Todos los platos se preparan sin sal. Se permite pan y mantequilla sin sal. También reduzca la cantidad de líquidos y productos que contienen potasio inyectado. Las comidas deben ser predominantemente vegetarianas. Es recomendable, durante varios días (hasta 10), transferir al paciente a un lugar sin sal. Mesa numero 7.

Con la acumulación en la sangre de escorias nitrogenadas, la cantidad de proteínas animales se reduce aún más, pero aumenta el contenido de carbohidratos de fácil digestión. En ausencia de apetito, las verduras frescas, las frutas, sus jugos, los productos lácteos fermentados deben prevalecer en la dieta. A veces, las especias y los caldos de carne débiles y las sopas se permiten en una cantidad pequeña.

El uso de fármacos hepatotóxicos que se metabolizan en el hígado puede llevar a hepatitis tóxica. Estas drogas son metotrexato, paracetamol, amoxicilina/clavulanato, flucloxacilina, antiinflamatorios no esteroides, tetraciclinasulfonamidas cotrimoxazol, Nifurantina.

La hepatitis tóxica causa el abuso del alcohol y sus sustitutos. El efecto tóxico del etanol depende directamente de la concentración de acetato en la sangre y acetaldehídoQue tiene un efecto hepatotóxico, altera la función de las membranas celulares. Tomar alcohol en el fondo de tomar cualquier medicamento que se use en dosis terapéuticas, lleva a una mayor sensibilidad a ellos y daño hepático tóxico.

Algunos venenos industriales tienen una afinidad por el tejido hepático y producen efectos, incluso si se administran en pequeñas dosis. Es Halowax, cloroformotintes azo estireno, benceno, fósforo, pesticidas organofosforados, arsénico. El daño hepático agudo con venenos es extremadamente raro.

Cuando la hepatitis tóxica del hígado, dolor en el hipocondrio, náuseas, debilidad, progresiva ictericia, cambios en la función hepática y su aumento. El tratamiento consiste en excluir el contacto con una sustancia tóxica, el nombramiento de terapia de desintoxicación, enterosorbentes, hepatoprotectores, de vitaminas y las drogas coleréticas. Cuando las recomendaciones de hepatitis tóxica para la nutrición clínica no difieren de las anteriores.

¿Qué es la hepatitis C y cuándo está indicada la dieta?

La hepatitis C es una enfermedad viral que causa cambios estructurales en los tejidos del hígado. Esta enfermedad se puede transmitir a través de la sangre durante diversos procedimientos quirúrgicos u otros tipos de intervención. La transmisión del virus también se realiza a través de las membranas mucosas. La hepatitis C es a menudo común entre las personas que se inyectan drogas.

La hepatitis C puede causar tumores y cirrosis

La enfermedad se divide en dos formas:

El primer tipo de patología se caracteriza por un proceso inflamatorio agudo que ocurre en los tejidos del hígado. Al mismo tiempo, los síntomas se sienten en forma de dolor en las articulaciones, trastornos mentales y trastornos del tracto gastrointestinal.

El tipo más peligroso de patología es la hepatitis C crónica. Esta forma de la enfermedad puede conducir a diversos procesos tumorales y cirrosis hepática. A menudo, el curso de la enfermedad se complica con la adición de otras formas de hepatitis, que pueden ser fatales.

El objetivo de una dieta para la hepatitis C no es en absoluto auxiliar, como mucha gente podría pensar. La nutrición se proporciona como un componente obligatorio del proceso de tratamiento y se utiliza para cualquier forma de la enfermedad.

La nutrición médica está dirigida a reducir la carga en el órgano afectado y también ayuda a reducir el dolor en el hígado.

La tabla 5 está indicada para enfermedades del hígado y tracto biliar. El objetivo de la nutrición terapéutica es regular el funcionamiento del hígado y facilitar la separación de la bilis. Este alimento tiene un efecto ahorrador sobre el órgano afectado. Si se observa la dieta, el glucógeno necesario se acumula, el hígado se descarga y funciona en el modo correcto, sus funciones se restauran.

La tabla 5 está indicada para enfermedades del hígado y tracto biliar, la dieta implica la restricción de la ingesta de grasas

Las peculiaridades de la nutrición dietética se encuentran en el hecho de que en la dieta diaria prácticamente no hay grasas perjudiciales para el órgano enfermo, y los carbohidratos y las proteínas forman su base. Se recomienda excluir los platos que contienen ácido oxálico, así como las grasas difíciles de digerir. La cantidad de colesterol utilizado disminuye.

La dieta está dominada por alimentos con un alto contenido de proteínas. Las reglas y principios básicos de esta nutrición médica:

  1. Es necesario incluir diariamente en la dieta alimentos que contengan pectina y fibra dietética, normalizando el tracto gastrointestinal.
  2. El modo de comer debe ser fraccional. Hay una necesidad 5-6 veces al día.
  3. Los platos pueden ser cocinados, al horno y guisados.
  4. No coma alimentos fríos.
  5. La comida previa no se puede moler, con la excepción de algunas variedades de verduras ricas en fibra.

La dieta número 5 debe ser observada durante al menos un año. Los términos pueden variar, dependiendo de la gravedad de la enfermedad.

Si la cirrosis se une a la hepatitis C, también se muestra la tabla No. 5, pero con un contenido más bajo de productos proteínicos en la dieta.

Tratamiento de la hepatitis B con la dieta.

Un diagnóstico como la inflamación del hígado de carácter infeccioso requiere atención médica especial. El tratamiento de la dieta de la hepatitis B está indicado desde los primeros días de la enfermedad. Al paciente se le prescribe la mesa de dieta número 5, que permite restaurar la salud. La dieta terapéutica alivia la carga sobre el hígado enfermo, que es incapaz de hacer frente a su trabajo, es decir, filtrar y distribuir la sangre por todo el cuerpo en cantidad suficiente. Sin la terapia adecuada, la disfunción del órgano conduce a la intoxicación del cuerpo y al desarrollo de complicaciones graves.

El tratamiento de la dieta de la hepatitis B se basa en las siguientes reglas:

  • Es necesario comer a menudo, pero en pequeñas porciones. En el día debe haber tres comidas completas y dos o tres meriendas.
  • Necesidad de dejar de fumar y fumar. En la dieta no debe ser graso, frito, salado, pimienta y dulce. El uso de aceites de cocina empeora el hígado, puede conducir a la exacerbación de la hepatitis. La sal altera los procesos de intercambio de agua, causando la degradación y disfunción de los sistemas y órganos vitales.
  • Se debe prestar especial atención al régimen de consumo. Al menos 2 litros de agua purificada deben tomarse por día. Puede beber frutas frescas, jugos de bayas y vegetales, bebidas de frutas, compotas, infusiones de hierbas y té verde. El fuerte té negro y el café tendrán que ser abandonados. La prohibición incluye bebidas carbonatadas, jugos empaquetados de tiendas y cócteles dulces.

El cumplimiento de las recomendaciones anteriores facilita el trabajo del órgano enfermo y acelera el proceso de su recuperación. Además, una nutrición adecuada ayuda a normalizar el peso y el funcionamiento del cuerpo en general.

Mesa dietética №5

  • Asignar con hepatitis crónica y aguda, colecistitis, cirrosis hepática, inflamación del tracto biliar, disfunción del tracto biliar e hígado.
  • La esencia principal de la nutrición es normalizar las funciones alteradas del órgano afectado, regular el metabolismo de las grasas y el colesterol, la acumulación de glucógeno en el hígado, estimular la actividad motora intestinal y la secreción de bilis.
  • La energía de la ración dietética está llena, contiene una cantidad suficiente de proteínas, grasas y carbohidratos. El tratamiento consiste en la eliminación de alimentos ricos en colesterol, aceites esenciales, purinas, extractivos nitrogenados. Esto aumenta la cantidad de fibra, fluidos y sustancias lipotrópicas. El valor energético de la dieta hasta 3000 kcal. No se permite freír la comida, es mejor cocinar, cocinar al vapor, hornear o cocer a fuego lento.

Dieta para el hígado de hepatitis B crónica.

El curso prolongado de cualquier enfermedad afecta adversamente el funcionamiento de todo el organismo. La dieta para el hígado de hepatitis B crónica tiene como objetivo aliviar los síntomas dolorosos. La nutrición terapéutica está diseñada para quitar la carga del órgano inflamado y restaurar gradualmente su funcionamiento normal.

  • La terapia involucra un modo fraccional de ingesta de alimentos, balance de agua y el uso de productos aprobados solamente. Se debe prestar especial atención al método de cocción, los productos pueden cocinarse, hornearse, cocerse, cocerse al vapor. Está prohibido freír con la adición de grasas vegetales y animales.
  • Si la enfermedad ocurre en mujeres embarazadas o en personas con problemas adicionales de los órganos digestivos, la dieta debe incluir alimentos que prevengan el estreñimiento: remolacha hervida, productos lácteos, ensaladas con aceite vegetal.
  • El volumen principal de la dieta diaria debe ser verduras, frutas y cereales. Las verduras se pueden consumir frescas, pero es mejor hornearlas o cocinarlas al vapor. Se permite comer pan integral o pan de centeno. Debe haber productos lácteos, carne magra y pescado.
  • En casos raros, puede darse un capricho con dulces dulces. Es mejor rechazar los dulces de la tienda con cremas de mantequilla grasa, ya que pueden causar una exacerbación de la enfermedad.

Los alimentos en forma crónica de hepatitis deben ser racionales, sin restricciones estrictas. Pero hay que adherirse a las normas dietéticas. La única contraindicación es el uso de alcohol, ya que tiene un efecto hepatotóxico.

Dieta de la hepatitis en adultos

El tratamiento de las enfermedades hepáticas en pacientes de edad adulta, por regla general, es bastante difícil. Esto se debe a las dificultades en la reestructuración de la dieta y la transición a una dieta saludable. La dieta para la hepatitis B en adultos es una serie de restricciones que permiten al paciente trabajar en un cuerpo sano. Печень – это важная часть пищеварительной системы, которая принимает участие в процессах кроветворения и обмена, выработки ферментов, гормонов, инсулина и других, необходимых для нормальной работы организма веществ.

La dieta medicinal implica el uso de productos de fácil digestión que no ejercen presión sobre el órgano afectado. El menú debe ser rico en vitaminas y minerales. Está prohibido utilizar productos con acción irritante y estimulando la secreción de los órganos digestivos. Los alimentos que son ricos en colesterol y tienen un efecto destructivo sobre las células hepáticas están prohibidos. Para pacientes de todas las edades prescriben dieta terapéutica nº 5. Esta dieta debe convertirse en un hábito, evitando así la exacerbación de la enfermedad y su progresión posterior.

Dieta con transporte sano de hepatitis B

En el cuerpo humano, en un estado de sueño, puede haber muchos virus e infecciones, que bajo la influencia de ciertos factores se hacen sentir. La dieta con transporte sano de hepatitis B está indicada para pacientes en cuya sangre se detectó el virus de la enfermedad.

Considere las principales indicaciones de nutrición para mantener un cuerpo sano:

  • Para que la hepatitis no se haga sentir, es necesario minimizar el consumo de alimentos, que tienen un efecto químico y mecánico irritante en el hígado. Tenga cuidado con las especias, condimentos y otros aditivos alimentarios.
  • No se recomienda abusar de las bebidas alcohólicas, pero es mejor dejar de usarlas por completo. La adicción a la nicotina también es peligrosa para el hígado y para la salud general del cuerpo.
  • Se recomienda minimizar el uso de grasas animales y vegetales, carnes ahumadas, carnes grasas, aves y pescados, salchichas, alimentos enlatados. No es deseable abusar de vegetales como: espinacas, champiñones, rábano, acedera, ajo. Cuando elija bebidas, no debe beber mucho té negro fuerte, café, bebidas dulces con gas, almacene jugos con conservantes.
  • Se presta especial atención a la nutrición. Es necesario comer a menudo, pero en pequeñas porciones. Suficiente 4-6 comidas por día para el funcionamiento normal del tracto gastrointestinal y el hígado. Comer en exceso y los refrigerios nocturnos pueden llevar a la obesidad y la activación de la enfermedad.
  • Es mejor cocinar, cocinar al vapor, hornear o guisar. Comer frito con la adición de varios aceites y grasas debe mantenerse al mínimo. Dado que los alimentos preparados de esta manera son ricos en colesterol, esto afecta negativamente a la salud del hígado.

Siguiendo todas las recomendaciones anteriores, los pacientes que han identificado un estado portador saludable de hepatitis B se protegen a sí mismos de la aparición de la enfermedad.

Menú de dieta para la hepatitis B

En el tratamiento de las enfermedades hepáticas, los pacientes deben seguir una variedad de recomendaciones médicas. Las principales prescripciones se refieren a la dieta. Considere un menú de dieta ejemplar para la hepatitis B, que le permite transferir la enfermedad mucho más fácilmente.

  • Desayuno: gachas con leche, té verde.
  • Merienda: manzana o plátano.
  • Almuerzo: puré de papas con pescado al vapor y verduras al horno.
  • Merienda: ensalada de verduras, té o zumo.
  • Cena: gachas de alforfón con pollo al vapor.
  • Segunda cena: una copa de kéfir, galletas.

  • Desayuno: requesón con frutos secos, kéfir.
  • Snack: un puñado de galletas con té.
  • Almuerzo: sopa de verduras, pasta con pechuga de pollo hervida.
  • Merienda: ensalada con aderezo de vegetales y aceite vegetal y semillas de lino.
  • Cena: cazuela de pasta y clara de huevo, té.
  • Segunda cena: una copa de kéfir.

  • Desayuno: cereal de trigo, té verde.
  • Merienda: manzana, plátano o cualquier otra fruta.
  • Almuerzo: sopa de fideos con leche, albóndigas con puré de papas.
  • Merienda: galletas de avena, jugo de frutas.
  • Cena: carne de pollo al horno con manzanas y verduras.
  • Segunda cena: té verde con miel.

  • Desayuno: gachas de leche con fruta, té verde.
  • Merienda: requesón con frutos secos.
  • Almuerzo: borscht en caldo de verduras, arroz con albóndigas y remolacha hervida.
  • Merienda: té verde, manzana al horno.
  • Cena: ensalada de verduras con nueces, carne hervida.
  • Segunda cena: kéfir, bizcocho sin levadura.

  • Desayuno: panecillos magros, té verde.
  • Merienda: cualquier fruta.
  • Almuerzo: sopa de trigo sarraceno, papilla de trigo sarraceno con empanada de vapor, ensalada de verduras.
  • Merienda: ensalada de frutas con miel y aderezo de zumo de naranja.
  • Cena: Pescado al horno con verduras.
  • Segunda cena: yogurt, galletas galette.

  • Desayuno: requesón con miel, té verde.
  • Merienda: ensalada de verduras y un par de trozos de pan de centeno.
  • Almuerzo: cualquier papilla con carne, caldo de verduras con galletas.
  • Merienda: cualquier fruta.
  • Cena: calabaza al horno, té verde.
  • Segunda cena: una copa de kéfir.

  • Desayuno: avena sobre agua con fruta.
  • Merienda: ensalada de remolacha hervida y nueces con aceite vegetal.
  • Almuerzo: fideos caseros con salsa de crema agria y pollo.
  • Merienda: Jugo de fruta o verdura con galletas.
  • Cena: cazuela de arroz, kéfir.
  • Segunda cena: yogurt.

Recetas de dieta

Para que la dieta terapéutica no se aburra y el proceso de curación sea rápido, hay recetas de dieta deliciosa. Considere recetas simples y útiles que pueden prepararse para la hepatitis B:

1. Col rellena dietética

  • Col de Pekín u hojas blancas 200 g
  • Zanahorias 1 PC.
  • Arco 1 pieza.
  • 50g de arroz
  • Pollo o pavo picado 200 g
  • Caldo de verduras 200 ml.
  • Crema agria 50 g
  • Mantequilla 10-15 g
  • Especias y hierbas al gusto.

Si se utiliza la col de Pekín, se debe desarmar en hojas, cortar el espesamiento y preparar el caldo de verduras por separado. Si el plato se prepara con col blanca, debe hervirse en agua con sal, desmontarse en hojas y cortar el espesamiento. Por separado, verter un poco de caldo de verduras. Picar las zanahorias y las cebollas en una sartén con mantequilla. Hervir el arroz, mezclar con carne picada y ½ verduras cocidas. Picar sobre las hojas de col, hacer rodar los rollos de col y poner en una cacerola con caldo de verduras. Mezcle la crema agria con el resto de la decocción de verduras, agregue verduras, especias o hierbas al gusto, mezcle. Verter los rollos de repollo con la salsa resultante y enviarlos al horno o a fuego lento durante 30-40 minutos.

2. Calabaza al horno con especias

  • Calabaza 500 g
  • Miel 20 g
  • Apple 1-2 piezas.
  • La canela
  • Jengibre seco
  • Azúcar de vainilla

Pele la calabaza, córtela en porciones, póngala en una bandeja para hornear con papel para hornear. Picar una manzana, mezclar con miel y especias. La mezcla resultante se pone suavemente en trozos de calabaza y se envía al horno durante 40-50 minutos a una temperatura de 150-160 grados.

3. Magdalena De Avena Con Frutos Secos.

  • Copos de Avena 1-2 vasos
  • Kéfir 1 taza
  • Huevo 1 pc.
  • Cualquier fruta seca
  • Mantequilla para la forma de lubricación.

Verter la avena con kéfir durante 30 minutos. En cuanto se hinchen los copos, agregue un huevo y frutas secas, mezcle bien. Cubrir la fuente de horno con pergamino y untar con mantequilla. Vierta la torta en la forma, envíe en el horno durante 40 minutos a una temperatura de 170 grados.

4. Cazuela de proteínas de la pasta de ayer.

  • Macarrones
  • Claras de huevo 4 pzas.
  • Crema agria 50 g
  • Queso duro 100 g

Agregue las claras de huevo a la espuma, agregue crema agria y una porción de queso duro rallado rallado en un rallador fino. Mezcle la pasta con la mezcla de proteínas, póngala en una bandeja para hornear, cubra con el queso restante y envíelo al horno durante 20-25 minutos a 180 grados.

5. Ensalada con berenjenas y queso.

  • Berenjena 1-2 piezas
  • Aceite vegetal 5 g
  • Queso blanco 100 g
  • Aderezo de orégano
  • Sal marina

Berenjenas cortadas en tiras finas, sal y dejar reposar 10 minutos. Tan pronto como la berenjena haga jugo, enjuague bien con agua y seque sobre toallas de papel. La sal le permite eliminar la amargura de un vegetal. Engrase cada rebanada con aceite vegetal, esparza sobre una bandeja o plato para hornear, espolvoree el orégano y envíelo para hornear en el microondas durante 5 a 7 minutos a temperatura máxima o en el horno durante 15 a 20 minutos a 180 grados. Tan pronto como las verduras estén listas, colóquelas en platos a la carta y limpie el queso por encima.

¿Qué puedes comer con la hepatitis B?

Para que el tratamiento de enfermedades inflamatorias e infecciosas se produzca de forma rápida y eficiente, es necesario cumplir con todas las recomendaciones médicas. Muy a menudo, a los pacientes se les prescribe una dieta, y muchos de ellos están interesados ​​en lo que puede comer con la hepatitis B.

  • Variedades bajas en grasa de pescado y carne.
  • Varios cereales y cereales.
  • Productos lácteos con bajo contenido en grasa.
  • Huevos (sólo proteínas).
  • Pan de ayer, galletas saladas, harinas harinasas, galletas largas.
  • Verduras (hervidas, al vapor), frutas, verduras.
  • Zumos naturales, bebidas de frutas, decocciones vegetales, té verde.

Las comidas deben estar completas. Según la composición química, es necesario adherirse a esta proporción: carbohidratos de hasta 400 g por día, proteínas de 100 g por día (60% de los animales), grasas de 90 g (30% de vegetales). El valor energético diario de la dieta no debe exceder las 3000 kcal. Puede consumir no más de 4 g de sal por día y hasta 2 litros de líquido.

Necesitas comer a menudo, pero en pequeñas porciones, es decir, adherirte al modo fraccional. La comida es mejor al vapor, hervir o hornear. Antes del uso, es conveniente moler los alimentos, especialmente si la enfermedad está en la etapa aguda. Las comidas preparadas deben estar a temperatura ambiente, no caliente o fría.

¿Qué no se puede comer con la hepatitis B?

La terapia de cualquier enfermedad es un proceso complejo durante el cual el paciente tiene que enfrentar muchas limitaciones. Lo primero que enfrenta el paciente es cambiar su dieta habitual. Considere las reglas básicas de nutrición y lo que no debe comer con la hepatitis B:

  • Es necesario eliminar por completo el uso de caldo saturado, fuerte de hongos, pescado o carne, ya que contienen extractos. Estas sustancias aumentan la carga en el hígado, ya que hay una mayor producción de jugos de alimentos.
  • Tendremos que renunciar a los alimentos ricos en colesterol (yema de huevo, despojos). El colesterol provoca la contracción de la vesícula biliar y estimula las células del órgano dañado.
  • Los productos alimenticios con ácido oxálico (acedera, espinaca, chocolate, té negro fuerte, tomates) están prohibidos. Esta sustancia mejora la peristalsis intestinal y estimula el proceso digestivo, pero los alimentos dietéticos están dirigidos a preservar el tracto gastrointestinal.
  • Es necesario abandonar el uso de productos con aceites esenciales o reducir su uso al mínimo. Esto es ajo, mostaza, cebolla, rábano. Estos aceites esenciales son irritantes y estimulan el proceso digestivo.

  • No consumir bebidas alcohólicas y gaseosas. El alcohol contiene etanol, dañando las células del hígado. Una soda lo sobrecarga, ya que estimula la secreción de los órganos digestivos.

El cumplimiento de la dieta minimiza la carga sobre los órganos digestivos. Esto ayuda a eliminar el proceso inflamatorio y mejorar el cuerpo.

Opiniones de dieta

La dieta de la hepatitis B es popular en pacientes de todas las edades con diagnóstico de enfermedad hepática. Numerosas reseñas de la dieta confirman sus propiedades curativas. Y esto no es sorprendente, ya que la nutrición está diseñada de tal manera que el cuerpo recibe todas las vitaminas y minerales necesarios para el funcionamiento normal. La dieta terapéutica acelera el proceso de curación y minimiza la carga en el órgano dañado.

¿Qué se puede comer con una enfermedad hepática?

En la actualidad, la medicina moderna ha ampliado significativamente la lista de productos que se pueden consumir diariamente para personas con diversas enfermedades hepáticas. A pesar de esto, es importante que estos pacientes no sobrecarguen este órgano para evitar posibles complicaciones. La cantidad de grasa durante el curso del tratamiento de los pacientes debe ser severamente limitada.

La dieta para enfermedades del hígado es obligatoria para incluir los siguientes elementos:

    Pacientes con enfermedades hepáticas son permitidos diversos productos:

    Cereales en forma de papillas (no hervidas),

    Las pastas deben consumirse en cantidades limitadas,

    Productos lácteos y productos lácteos (requesón bajo en grasa, crema agria baja en grasa, ryazhenka, leche, kéfir, yogur, etc.),

    Variedades de carne con bajo contenido de grasa (ternera, carne de res, pavo, pollo, conejo, etc.),

    Río y peces de mar,

    Huevos, en forma de tortilla o en otros platos (pollo y codorniz),

    Verduras y verduras (limite el número de legumbres y aquellas verduras que contienen fibra gruesa),

    Fruta (no comer pera),

    Miel (es un excelente sustituto del azúcar, pero debe consumirse en cantidades limitadas), etc.

    Es necesario rellenar los platos preparados con aceites vegetales:

    Al preparar los primeros cursos para pacientes con enfermedad hepática, es necesario usar agua limpia o caldo de verduras. No debe olvidarse de las sopas de leche, que son muy fáciles de digerir y durante mucho tiempo conservan una sensación de saciedad en un paciente.

    Aunque los pacientes deben limitar la cantidad de azúcar durante el tratamiento, los gastroenterólogos les permiten algunos dulces:

    Mousses (cocidos de bayas o frutas),

    Durante el paso de cualquier tratamiento, es importante que los pacientes mantengan un equilibrio normal de agua en el cuerpo.

    Para enfermedades del hígado, se deben preferir las siguientes bebidas:

    Compota de bayas y frutos secos.

    Kisles elaborados a partir de bayas

    Jugo natural de frutas y verduras,

    Las personas con enfermedad hepática deben preparar los alimentos de la siguiente manera:

    Steam

    Hornear en el horno,

    Consume agrio y crudo.

    ¿Qué no se puede comer con enfermedad hepática?

    En caso de problemas con el hígado, está estrictamente prohibido comer alimentos ahumados, picantes, grasos y fritos, lo que puede provocar una exacerbación de la enfermedad.

    Los gastroenterólogos prohíben a sus pacientes durante el tratamiento que utilicen los siguientes productos:

    Carnes grasas (cerdo, cordero, etc.),

    Algunas variedades de aves de corral (especialmente no se recomienda comer carne de aves acuáticas - patos, gansos, etc.),

    Caldos (setas y carnes),

    Quesos, especialmente las variedades grasas.

    Mantequilla, manteca, margarina y aceite de cocina,

    Alimentos enlatados (pescado, carne, etc.),

    Productos ahumados (salchichas, salchichas, salchichas, etc.),

    Condimentos (pimienta, vinagre, mostaza, etc.),

    Algunas verduras y verduras (rábano, acedera, rábano, verde y cebolla, ajo),

    Pastas frescas, así como pan de centeno,

    Dulces y chocolate

    Cualquier producto de confitería que contenga crema de grasa,

    Alcohol y bebidas alcohólicas,

    Café y bebidas de cafe

    Bebidas dulces y carbonatadas,

    Jugos de frutas agrias,

    Pan (en algunas enfermedades se permite usar pan blanco rancio o secado al horno),

    Dieta después de la cirugía de hígado

    En caso de enfermedades hepáticas, los gastroenterólogos recomiendan a sus pacientes quirúrgicos seguir una dieta especial. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, a los pacientes se les asigna la tabla número 5 o número 6. Debido a la nutrición dietética, no habrá ningún efecto adicional en los órganos del tracto gastrointestinal. Los productos ligeros, a su vez, no causarán irritación y forzarán al hígado a funcionar a un ritmo mejorado.

    Durante cualquier intervención quirúrgica, los pacientes detienen artificialmente el intestino. Después de la operación, el día de la enfermedad no consume ningún producto, solo bebe agua limpia. Con mucho cuidado debe comenzar el trabajo de los intestinos, comiendo solo caldos ligeros y sopa dietética.

    Durante el tratamiento postoperatorio, los pacientes con problemas hepáticos deben eliminar completamente el uso de sal, azúcar, especias picantes y especias. La misma prohibición se impone a los productos grasos, fritos, fermentados y ahumados. Los pacientes que se han sometido a un tratamiento quirúrgico no deben usar jugos naturales, ya que están demasiado concentrados y pueden causar irritación de los órganos GIT ya debilitados. La cantidad diaria de alimentos debe dividirse en 5-6 partes y tomarse a una hora determinada.

    Al someterse a una rehabilitación, cuyo propósito es restaurar el hígado, los pacientes deben limitar la cantidad de carbohidratos en su dieta diaria.

    Es recomendable ingresar en los productos de su menú que contengan un gran número:

    Para la producción regular y oportuna de bilis es necesario utilizar en cantidades suficientes de grasas vegetales y proteínas fácilmente digeribles. El uso diario de fibra permitirá que los intestinos del paciente funcionen completamente y eliminen las toxinas de manera oportuna.

    Muchos gastroenterólogos recomiendan comer frutas y verduras que no hayan sido tratadas con calor diariamente para restaurar la funcionalidad del hígado.

    Para evitar posibles complicaciones en el período postoperatorio, los pacientes deben seguir una dieta suave que incluya los siguientes productos:

    Salvado (necesitan ser agregados a varios platos),

    Cereales (no usar sémola de maíz y arroz),

    Galletas (el pan de trigo blanco se puede secar en el horno),

    Leche y requesón bajo en grasa (los productos lácteos fermentados no deben consumirse),

    Variedades de carne y pescado con bajo contenido de grasa (es mejor usar pollo o ternera),

    Bebida abundante (agua clara, agua mineral, infusiones),

    Todos los productos permitidos deben prepararse de la siguiente manera: hervir, cocer al vapor, hornear o usar crudos. Durante el paso de la rehabilitación postoperatoria, los pacientes deben comer grasas vegetales, especias y azúcar en cantidades limitadas.

    Autor del artículo: Kuzmina Vera Valerievna | Dietista, endocrinologo

    Educacion Diploma RSMU ellos. N. I. Pirogov, especialidad "Medicina General" (2004). Ординатура в Московском государственном медико-стоматологическом университете, диплом по специальности «Эндокринология» (2006 г.).

    Цель диеты

    Печень – это самая крупная железа, которая играет особую роль в пищеварении. Этот орган вырабатывает ферменты, которые необходимы для расщепления пищи. Кроме того, она очищает организм от токсических веществ. Cuando la hepatitis afecta a los hepatocitos (células del hígado), la carga en las células sanas aumenta. Para que los hepatocitos continúen desempeñando sus funciones en un modo de emergencia, el paciente debe reducir la carga en la glándula. Hacerlo posible con la ayuda de la dieta.

    Los alimentos para la hepatitis deben ser saludables, para que el proceso patológico en el curso crónico de la infección no se propague más. Además, siguiendo la dieta, el paciente puede acelerar la recuperación en caso de hepatitis aguda y reducir la probabilidad de complicaciones graves.

    Hepatitis A Nutrición

    Este tipo de hepatitis tiene el curso más fácil y, después de la recuperación, el paciente desarrolla una inmunidad específica contra el VHA. Para normalizar la funcionalidad del tracto hepatobiliar (hígado, vesícula biliar y sus conductos), flujo de bilis, metabolismo, se recomienda al paciente que siga una dieta. La dieta debe ser rellenada con alimentos fácilmente digeribles que contengan vitaminas, minerales, aminoácidos, pectina, etc.

    Un paciente con ictericia debe limitar la cantidad de grasa, descartar productos que estimulen la producción de secreciones gástricas y pancreáticas. También debe excluir de la dieta los alimentos fritos con altas concentraciones de colesterol, purinas, ácido oxálico. Se recomienda la comida para hervir, cocinar en doble caldera o hornear.

    Algunos pacientes están interesados ​​en la pregunta de qué se puede comer con la hepatitis A.

    Tome esta prueba y averigüe si tiene problemas de hígado.

    Según los médicos, en la dieta se permite incluir los siguientes productos:

    • Pan duro (no más de 2 días).
    • Biscuit
    • Sopas a base de caldo de verduras con arroz, avena, sopa de remolacha, etc.
    • Carne de res, conejo, ternera, pollo o pavo. Los pacientes están interesados ​​en qué plato se puede preparar a partir de carne. La carne está hecha de goulash, albóndigas, albóndigas, rollos de col, etc.
    • Embutidos a la leche.
    • Variedades de pescado con bajo contenido de grasa (por ejemplo, perca, merluza).
    • Vegetales frescos o cocidos. Se hierven, se guisan, se hace una ensalada o puré de verduras.
    • Pilaf con zanahorias, frutos secos, requesón.
    • La pasta de trigo duro se hierve.
    • Una tortilla se cocina del huevo (preferiblemente puramente en proteínas).
    • Frutas dulces o frutos secos.
    • El paciente puede comer fresas, arándanos o fresas.
    • Confitería: merengue, dulce. Además, no está prohibido comer miel, mermelada casera.
    • Productos lácteos con bajo contenido de grasa (leche, kéfir, crema agria, etc.).
    • Aceites vegetales refinados se añaden a los platos.
    • Las comidas preparadas se pueden sazonar con eneldo, perejil, vainilla, canela.
    • Té negro débil, frutas, bayas, compota de verduras, decocción de rosa mosqueta o salvado de trigo.

    La nutrición adecuada implica comer de 4 a 6 veces al día.

    La lista de alimentos prohibidos para la dieta:

    • Pan recién horneado, productos de harina.
    • Carne, pescado, sopa de champiñones o okroshka.
    • Pato, ganso, despojos (hígado, estómagos, riñones, etc.).
    • Ahumados, conservas, embutidos, encurtidos.
    • No se recomienda al paciente comer platos de acedera, espinacas, rábanos, cebollas verdes, champiñones, frijoles.
    • Los huevos empapados o fritos también están contraindicados.
    • Está prohibido comer helados, chocolates, así como productos elaborados con ello, cremas grasas.
    • Productos lácteos con un alto porcentaje de grasa.
    • Está prohibido condimentar los platos con pimienta, rábano picante, mostaza.
    • Café fuerte, cacao, bebidas frías o agrias están contraindicadas.
    • Cerdo o aceite de cocina.
    • Bebidas alcohólicas.

    La recuperación completa ocurre después de 6 a 12 meses después de la hepatitis A. Para reducir la probabilidad de complicaciones, el paciente debe seguir las reglas de nutrición, tomar un complejo multivitamínico, beber caldos de hierbas coleréticas.

    Dieta de la hepatitis B

    Los pacientes diagnosticados con hepatitis B deben adherirse a reglas especiales de nutrición. En el curso crónico de la enfermedad, una persona debe cumplir con las recomendaciones del médico sobre nutrición durante mucho tiempo y, a veces, a lo largo de su vida.

    La terapia de dieta no tiene contraindicaciones, ayuda a reducir la carga de los órganos digestivos (incluido el hígado). El paciente debe comer con hepatitis B con un intervalo de 3 a 4 horas, es decir, de 4 a 6 veces por día. La nutrición fraccional ayuda a detener el proceso patológico, a restaurar el tejido hepático.

    El número de calorías por 24 horas es de aproximadamente 2800. Al mismo tiempo, el paciente debe tener en cuenta la proporción de proteínas, lípidos y carbohidratos (90-350-100 g).

    Muchos pacientes están interesados ​​en la pregunta de qué tipo de alimentos está contraindicado en la hepatitis B. Una persona a la que se le ha diagnosticado VHB no debe beber alcohol, comer productos ahumados, alimentos con muchos condimentos o especias. Además, debes abandonar los vegetales con una alta concentración de aceites esenciales (rábano, cebolla, ajo).

    Como regla general, a los pacientes se les prescribe la dieta No. 5 (se describirá más adelante) para tratar la hepatitis, lo que ayuda a normalizar el funcionamiento de la glándula y todo el tracto digestivo. Si el paciente no cumple con las recomendaciones del médico, entonces se desarrolla una insuficiencia hepática, el riesgo de envenenamiento general del cuerpo aumenta.

    La nutrición fraccional consiste en 3 comidas y 2–3 bocadillos. Fritos, alimentos grasos, demasiado salados, productos de confitería están contraindicados en la hepatitis. Las grasas culinarias pueden causar la exacerbación de la enfermedad. La cantidad de sal debe reducirse, ya que viola el proceso de intercambio de agua, lo que amenaza la violación de la funcionalidad de varios órganos.

    El paciente debe cumplir con el régimen de bebida, durante 24 horas debe beber de 2 litros de agua sin gas. Además del agua purificada, se permite usar jugos recién exprimidos de frutas, bayas, vegetales, extractos de hierbas.

    Alimento para la hepatitis C aguda y crónica.

    La hepatitis C es el tipo de enfermedad más grave. La enfermedad tiene un curso oculto, es decir, el paciente no muestra síntomas específicos. Como regla general, el VHC se detecta por casualidad durante un análisis de sangre. La hepatitis C con mayor frecuencia provoca cirrosis y cáncer de hígado.

    Para proteger los hepatocitos, el paciente debe seguir una dieta estricta, cuyas reglas dependen de su condición. Si el paciente observa las reglas de nutrición, su salud mejora, la molestia y el dolor en la parte derecha debajo de las costillas se alivian. De lo contrario, debido a la alta carga nutricional, la recuperación de la glándula se ralentiza, la efectividad de los medicamentos antivirales que ayudan a destruir el VHC disminuye.

    La pregunta sobre qué comer con la hepatitis C aguda es bastante relevante. Es importante reducir la cantidad de calorías y proteínas consumidas, ya que dividirlas aumenta la carga en el tracto gastrointestinal. Se recomienda usar más alimentos ricos en carbohidratos que saturen el cuerpo con energía. Como regla general, en la forma aguda de la hepatitis, se prescribe la dieta No. 5a. Para más información, puede leer este artículo.

    Los pacientes están interesados ​​en qué alimentos se pueden incluir en la dieta para la hepatitis C. Primero que nada, debe recordar que la dosis diaria de calorías es de 2800. Durante 24 horas, el paciente puede consumir 100 g de proteínas, la misma cantidad de lípidos y aproximadamente 450 g de carbohidratos. Dosis diaria de sal - 5 g.

    Como parte de un tratamiento complejo, se recomienda consumir frutas, verduras y verduras. La dieta debe ser rellenada con proteínas vegetales. Los productos que contienen proteínas incluyen semillas, nueces y legumbres. Además, el paciente debe beber de 2 litros de líquido.

    En la hepatitis crónica, se recomienda la dieta n. ° 5. Según ella, la paciente debe excluir del menú el pescado graso, la carne, los productos que contienen conservantes, colorantes, sabores, etc. Además, es necesario dejar el alcohol y los cigarrillos.

    Los pacientes pueden comer carne y pescado dietéticos, productos lácteos con un contenido de grasa de hasta el 2%, cereales, pan duro, frutas, verduras, etc. Vale la pena rechazar alimentos fritos, grasos, productos ahumados, adobos, horneados frescos. Esta restricción se aplica a los frijoles, productos lácteos grasos, productos enlatados, etc.

    Estas pautas nutricionales deben seguirse incluso después de la hepatitis. Esto es necesario para detener la propagación de la patología y restaurar la función hepática.

    La terapia de patología es bastante larga y difícil. Además, es muy costoso, por lo que el gobierno ruso ha desarrollado un programa según el cual los ciudadanos rusos pueden recibir tratamiento gratuito.

    La tabla número 5 fue desarrollada por el Dr. M. I. Pevzner. Esta es la mejor dieta para pacientes que han identificado enfermedades inflamatorias del tracto hepatobiliar. Se muestra en los siguientes casos:

    • Hepatitis con curso crónico (sin exacerbaciones).
    • Inflamación de la vesícula biliar (LB) en forma crónica, así como en remisión.
    • JCB.
    • Hepatitis, inflamación de la fiebre en remisión.

    La tabla número 5 se prescribe para la cirrosis, la hepatitis de drogas. Lo principal es que el paciente no tiene una enfermedad intestinal grave.

    Cuando la inflamación del hígado recomendó nutrición fraccionada y líquido en un estómago vacío.

    Según la dieta número 5, el paciente puede comer los siguientes alimentos:
    1. Bebidas:

    • té débil
    • decocción de escaramujos o flores de manzanilla,
    • Jugos frescos diluidos en agua.
    • compota, zumo, gelatina.

    • Sopas de verduras con alforfón, arroz, fideos (variedades duras),
    • platos lácteos
    • sopa sin carne,
    • sopa sin carne,
    • sopa de remolacha, etc.

    3. Platos de cereales:

    • trigo sarraceno, avena, sémola, arroz,
    • soufflé, pudines, cazuelas,
    • avena, muesli (sin aditivos químicos), etc.

    4. Pasta de pasta de alta calidad con la adición de productos seguros.

    • el paciente puede cocinar platos de ternera, ternera, conejo, pollo, pavo (la piel está prohibida de usar),
    • platos de perca, bacalao, merluza (no más de 3 veces en 7 días),
    • El paciente puede comer ostras frescas, gambas, calamares, mejillones (cantidad limitada).

    6. Productos de harina:

    • Pan hecho de salvado, harina de centeno o trigo duro, galletas,
    • galleta
    • productos hechos de masa cruda con carne picada hervida, pescado, requesón o manzanas,
    • Bizcocho sin aditivos,
    • salvado

    7. Productos lácteos:

    • Crema agria, queso (no picante), kéfir, yogurt natural con un bajo porcentaje de grasa.

    • papas, zanahorias, calabacines, remolachas y otras verduras con almidón,
    • paprika
    • aguacate
    • habichuelas verdes
    • brócoli

    • manzanas (variedades no ácidas),
    • plátano (1 por día),
    • granada
    • ciruelas, albaricoques secos, etc.

    Además, los pacientes pueden consumir omelettes de proteína de huevo. Las comidas se pueden rellenar con mantequilla o aceite vegetal. Se permiten los aperitivos: ensaladas de verduras, frutas, mariscos, carne hervida, etc. A veces los pacientes pueden disfrutar de confitería: merengues, malvaviscos, mermelada, dulces que no contienen chocolate y cacao, etc.

    El paciente debe rechazar los subproductos, las salchichas, las grasas, los alimentos enlatados, los pescados salados, ahumados, etc. La pasta fresca, la pasta de hojaldre o la pasta de fantasía están contraindicadas. Quesos salados, productos lácteos con un contenido de grasa de más del 3% están excluidos. Está prohibido comer setas, maíz, acedera, espinacas, berenjenas, rábanos. De la dieta necesitas remover los higos frescos, arándanos, arándanos, dátiles, kiwi, mandarinas, etc.

    Un paciente con hepatitis tiene prohibido comer huevos fritos, carnes ahumadas, alimentos enlatados, almacenar salsas. Es necesario excluir del menú los helados, las cremas grasas, el chocolate, la leche condensada.

    Más detalladamente sobre las reglas de los alimentos consultará el médico tratante.

    Dieta por una semana

    Los médicos ofrecen un ejemplo de un menú para la hepatitis durante 7 días:
    1. Desayuno:

    • gachas de avena
    • ensalada de verduras, té,
    • tortilla de proteína, té,
    • trigo sarraceno, te
    • pudín con queso cottage, jalea,
    • trigo sarraceno y cereal de arroz, compota,
    • Coliflor (al vapor), jugo.

    2. Segundo desayuno:

    • gachas de alforfón con carne hervida, jugo,
    • pasteles de queso, té,
    • harina de avena, compota,
    • calabacín guisado, jugo,
    • papilla de calabaza, té,
    • queso cottage con fruta seca, té,
    • harina de avena, jalea.

    • Sopa con verduras, patatas con pescado, compota,
    • Sopa De Calabaza, Pollo Guisado, Ensalada Con Verduras, Jalea,
    • Sopa Con Patatas, Empanadas De Ternera Con Arroz, Te,
    • Sopa con arroz, pescado con ensalada, té,
    • sopa de verduras, carne de conejo estofado, té,
    • Sopa de calabaza, albóndigas de carne con ensalada, té,
    • Sopa de leche, pollo hervido con ensalada, té.

    • galletas con kéfir,
    • pasteles de queso con té
    • tortitas de trigo sarraceno y arroz, jugo,
    • galletas de avena con kéfir,
    • pudín de zanahoria,
    • galletas de proteína, té,
    • Verduras hervidas, caldo de dogrose.

    • cazuela del requesón, té,
    • pollo hervido, ensalada, compota,
    • Carne al horno con verduras, té,
    • empanadas de carne picada, verduras, té,
    • Pilaf Con Carne, Caldo Dogrose,
    • Pescado Al Horno, Ensalada, Te,
    • harina de avena, kéfir.

    Hay varias recetas para platos sabrosos y saludables que cumplen con los requisitos de la dieta número 5.

    Por ejemplo, para cocinar el pudín de queso, vierta 3 cucharadas. Cucharadas de sémola 100 ml de leche, dejar reposar durante 15 minutos. En este momento, batir 3 cucharadas. Cucharadas de mantequilla con 2 huevos. Revuelva todos los ingredientes, agregue un poco de azúcar, las pasas, la ralladura de limón. Coloque la masa en la forma y hornee un cuarto de hora (200 °).

    Para hacer sopa de calabaza, hervir 100 g de calabaza molida hasta que esté medio cocida. Luego extinga la calabaza con caldo y ½ cucharadita de aceite, agregue 2 cucharadas. Cuchara de avena y cocinar como avena. Luego batir la mezcla en una licuadora, agregar un trozo de mantequilla.

    Para hacer empanadas de carne, omita la carne varias veces en un molinillo de carne, agregue un poco de papas ralladas, pan duro y sal. Forma de una masa de empanadas, poner en el formulario, rellenar con la mitad de agua, hornear.

    Por lo tanto, una dieta para la hepatitis es un componente esencial del tratamiento complejo. El paciente debe seguir las reglas de nutrición, que están determinadas por el médico tratante. Por lo tanto, detendrá el desarrollo de la patología y acelerará la recuperación del hígado.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send